Breve historia del átomo

La historia del átomo comienza con Demócrito (460-370 a.C.), matemático y filósofo griego natural de Abdera. Para Demócrito todas las cosas están compuestas de elementos muy pequeños llamados átomos. Los átomos son indivisibles y cumplen con todos los atributos del ente de Parménides; tienen distintas formas y de ellas dependen sus propiedades; pueden entrelazarse unos con otros por su superficie rugosa y porque tienen asas y ganchos y también pueden separarse; cuando se engarzan unos con otros dan lugar a las cosas que conocemos.

Seguir leyendo «Breve historia del átomo»

Principio de Equivalencia

La segunda ley de Newton nos dice que la fuerza que se aplica a un cuerpo de masa m produce un cambio en su estado de reposo o movimiento, imprimiéndole una aceleración proporcional a dicha fuerza, según la fórmula F = m*a. Cuanto mayor sea la masa menor será la aceleración, lo que quiere decir que la masa se opone al cambio de movimiento, lo cual responde al concepto de masa inercial que definió Galileo.

Seguir leyendo «Principio de Equivalencia»

Agujeros negros

Un agujero negro es el final de un proceso largo que se inicia cuando en una zona del universo se va acumulando una gran cantidad de gas rico en hidrógeno, que por acción de la gravedad empieza a colapsar sobre sí mismo, dando lugar a múltiples colisiones entre sus átomos, cada vez más fuertes y frecuentes, que elevan considerablemente su temperatura.

Seguir leyendo «Agujeros negros»

Ondas gravitacionales

Por el Principio de Equivalencia sabemos que la curvatura del espacio tiempo debida a la gravedad, puede producirse también de forma sensible por la aceleración de una masa grande, como un agujero negro o una estrella de neutrones o por la explosión de una supernova. Cuando esto ocurre, por ejemplo, cuando un agujero negro atrae a otro y ambos terminan chocando y fundiéndose en uno solo, la aceleración que tiene lugar en ese proceso da lugar a una curvatura importante del espacio tiempo, que por el choque se propaga por todo el universo de la misma manera que la onda creada por una piedra cuando cae en un estanque. Una propagación de este tipo es lo que se llama onda gravitacional u onda gravitatoria.

Seguir leyendo «Ondas gravitacionales»

Masa y Materia

El principio del universo conocido, este en el que vivimos nosotros y que la ciencia puede explicar casi en su totalidad, fue una gran explosión llamada big-bang, en la que se alcanzaron unas temperaturas enormes que enseguida empezaron a bajar a gran velocidad. Ni las temperaturas alcanzadas ni la rapidez de su descenso caben en las categorías de nuestra percepción: la temperatura bajó desde cien millones de billones de billones de grados hasta mil billones de grados en tan solo una décima de milésima de millonésima de segundo. En ese tiempo tan pequeño ocurrieron muchas cosas.

Seguir leyendo «Masa y Materia»

Las cosas

René Descartes, (1596-1650), fue un hombre que se interesó por todo el conocimiento de su época, y por eso nos dejó textos de matemáticas, biología, física, teología y, sobre todo, filosofía. Ansioso por conocer el mundo se alistó como soldado y gracias a ello pudo conocer Alemania, Austria, Dinamarca, Hungría, Suiza e Italia, además de su Francia natal, Holanda, donde vivió bastantes años, y Suecia, donde murió siendo invitado de la reina Cristina. Con descartes se inicia la filosofía moderna, y con ella un largo período de gran fecundidad filosófica.

Seguir leyendo «Las cosas»

Pares de Cooper

SUPERCONDUCTIVIDAD. La disposición de los átomos en un metal forma una red tridimensional en la cual la distancia entre átomos vecinos es siempre la misma. Si hablamos de conducción eléctrica esto se traduce en una nube de electrones libres y, en lugar de la red de átomos, una red formada por los iones que los electrones han dejado al abandonar sus respectivos átomos. Todo ello no está fijo como pudiera aparecer en una fotografía, sino que está en una agitación constante que disminuye y aumenta con la temperatura. Por eso cuando los electrones se mueven formando el flujo de electrones en que consiste la corriente eléctrica, lo hacen con cierta dificultad produciendo choques que generan calor. A esta dificultad para moverse generando calor la llamamos resistencia eléctrica, que nos resulta de gran utilidad en un brasero o un secador de pelo, pero constituye una pérdida de energía cuando no se desea aprovechar este calor.

Seguir leyendo «Pares de Cooper»